Entrevistadas

Tiene 23 años, es la madre de Celeste. Flor nació en las Farc. Su madre era una guerrillera, fue separada de ella siendo una bebé y creció en medio de las armas. A los17 años el Ejército la rescató herida en un combate. Estuvo bajo protección del ICBF y luego ingresó al proceso de reintegración. Terminó sus estudios y hoy trabaja en un parque temático. Quiere ser abogada. En su hija ve el amor más grande de su vida.

Es Bogotana, pero con orígenes boyacences, tiene siete hermanos. Es enfermera y trabaja desde muy joven, tiene 55 años y es madre de tres hijos. Su vida se partió en dos cuando, el 10 de agosto de 2008 cuando su hermano Jaime desapareció y tras una penosa búsqueda, encontró el que sería su cuerpo enterrado en una fosa común en Ocaña (Norte de Santander) junto con los jóvenes que desaparecieron del municipio de Soacha, en lo que se conoce como “falsos positivos”. Desde ese momento se vinculó al grupo que se llamó “Madres de Soacha”, que mutó a una organización que se llama Asociación de Mujeres Víctimas de los Falsos Positivos.

La vida de la Hermana Liliana Martínez está marcada por una búsqueda espiritual profunda, auténtica y obstinada, como hay cada vez más pocas. 20 años de monasterio le sirvieron también para encontrarse con el potencial de una espiritualidad femenina, que le parece que el mundo exterior olvida con frecuencia.

Es una reconocida actriz, cantante, escritora y presentadora caleña. Margarita ofrece en Colombianas.org a la mujer desconocida detrás del personaje público. Irreverente, polémica y espontánea, sus relatos nos llegan con la valentía de quien interpreta frente a una cámara el más complejo de sus personajes: ella misma.

Es la directora Grupo Semana. Es madre de dos hijos a quienes está criando con mucho amor, en compañía de su padre, aunque están separados. Es abogada, politóloga y periodista. María fue ganadora del premio Young Global Leader, del Foro Económico mundial. Es la fundadora de Semana Sostenible, publicación dedicada a temas ambientales. Entre sus logros esta la creación de la Fundación Semana, que se enfoca en la erradicación de la pobreza extrema en zonas afectadas por el conflicto armado, creando un laboratorio de paz que movilizó a 150 entidades públicas y privadas para reconstruir El Salado.

Es una líder y activista. Es una sobreviviente de la violencia de género: Natalia fue atacada con ácido en el 2014 en un atentado contra su vida que le dejó muchas partes de su cuerpo quemadas. Natalia tuvo que someterse a más de 30 cirugías para recuperarse. Natalia es una valiente. En 2015, se creó la fundación que lleva su nombre y que sirve para asesorar sobre sus derechos y asistir a las víctimas de ataques de ácido. En 2017 fue elegida como una de las mujeres en Colombia más poderosas en términos de transformación social positiva, según la publicación internacional Latin American Post.

Ama de casa y emprendedora. Nació en Tolima, pero a los siete años se fue a Cucuta para convertirse en la niña de compañía de una señora a la que llamó “Abuela”. Sus padres se separaron y su madrastra la envió con la que sería su nueva familia, en donde pudo estudiar. Ya en su juventud decidió irse a probar suerte a Bogotá, en donde conoció a su esposo, se volvió cristiana y conformó un hogar. Tiene dos hijos, vive por y para ellos y trabaja haciendo entregas para un almacén de cadena.